4 claves para entender las franquicias de los seguros

 

Prácticamente la totalidad de las personas que tienen un seguro han oído hablar de las franquicias sin tener claro, en muchos casos, qué son franquicia y cómo las aplican las compañías.

 

Para intentar aclarar y explicar este concepto, nos haremos diferentes preguntas.

 

1. ¿Qué es una franquicia en los seguros?

 

La franquicia es la cantidad de un siniestro, cubierto por el seguro, que asumirá el asegurado, es decir, la cantidad que tendrá que pagar el asegurado de su bolsillo como asegurador propio.

 

 

2. Quién pone la franquicia a los seguros?

 

En la gran mayoría de los casos, la cantidad de la franquicia es impuesta por las compañías.

 

Por ejemplo, en los seguros de coches es muy habitual escuchar seguro a todo riesgo con franquicia de 100 €, 150 €, 300 €… dependiendo de la Compañía, pero tú, como asegurado, en ningún caso le puedes decir a la Compañía que, en lugar de una franquicia de esas cantidades quieres otra cantidad distinta, ya que no aceptarán.

 

Únicamente en los seguros de Industria, las compañías suelen negociar las franquicias con el asegurado, dependiendo de volúmenes de negocio, riesgos a asumir, primas, etc.

 

 

3. ¿Por qué se incluyen franquicias en los seguros?

 

Las franquicias se incluyen principalmente por tres factores distintos que pueden ser combinados:

 

– En los seguros de coches, comunidad de propietarios, comercio, etc. son incluidas y aceptadas por los asegurados para abaratar el precio del seguro, ya que como el propio asegurado asume una cantidad, todos los siniestros que sean inferiores a esa cantidad no los asumirá la compañía, por lo tanto la siniestralidad será inferior y abaratará el precio.

 

– En los seguros de industria y algunos tipos de seguros especiales, son puestas por las compañías para poder asumir el riesgo, ya que dependiendo del tipo de franquicia la siniestralidad disminuye considerablemente y, por lo tanto, el coste que tiene que asumir la compañía.

 

– En otros casos son puestas por las compañías para obligar al asegurado a mantener el riesgo asegurado en óptimas condiciones, así como para cumplir la normativa aplicable a su negocio, ya que sabe que todos los siniestros cubiertos que no alcancen a la franquicia tendrán que ser pagados por él mismo.

 

 

4. ¿Qué tipo de franquicias existen? Ejemplos.

 

En el mercado existen varios tipos de franquicias, entre las que podemos destacar las siguientes:

 

– Franquicia de una cantidad fija.

 

Las franquicias fijas son por las que siempre asumes la misma cantidad en cada siniestro cubierto que tengas.

Las más comunes son las de los de los seguros de autos.

 

Ejemplo 1:

Tienes contratado un seguro de tu coche, a todo riesgo con franquicia de 200 €, y tienes un siniestro del que tienes tú la culpa que se perita en 1.000 €.

 En este caso tú tendrás que pagar los 200 € de la franquicia y la compañía pagará 800 €.

 

Ejemplo 2:

Tienes contratado un seguro de tu coche a todo riesgo con franquicia de 200 €, y tienes un siniestro del que tienes tú la culpa que se perita en 185 €.

 En este caso tú tendrás que pagar los 185 €, ya que la franquicia es superior a los daños y por lo tanto la compañía no pagará nada.

 

 

– Franquicia de un porcentaje del coste del siniestro.

 

Este tipo de franquicias es habitual en los seguros de comercio o industria, y se corresponde con un porcentaje, por el ejemplo, el 10 % del coste del siniestro cubierto.

 

Ejemplo:

Tienes contratado un seguro de comercio y tienes un siniestro cubierto que peritan en 1.200 €.

La garantía que afecta al siniestro tiene contratada una franquicia del 10% del coste del siniestro, por lo que tú tendrás que pagar 120 € mientras que la compañía pagará 1.080 €.

 

 

– Franquicia de un porcentaje del coste del siniestro con un mínimo y un máximo.

 

Este tipo de franquicias es una variante de la anterior e igualmente es habitual en los seguros de comercio o industria.

En este tipo de franquicias se aplica igualmente un porcentaje sobre el coste del siniestro cubierto, por ejemplo un 10 %, pero además existe un mínimo que siempre tendrá que soportar el asegurado y un máximo para asumir.

 

Ejemplo 1:

Tienes contratado un seguro de comercio y tienes un siniestro cubierto que peritan en 1.200 €.

La garantía que afecta al siniestro tiene contratada una franquicia del 10% del coste del siniestro, con un mínimo de 100 € y un máximo de 1.500 €, por lo que al ser el 10% de 1.200 €, 120 € y ser superior al mínimo de 100 €,  tú tendrás que pagar 120 € mientras que la compañía pagará 1.080 €.

 

Ejemplo 2:

Tienes contratado un seguro de comercio y tienes un siniestro cubierto que peritan en 900 €.

La garantía que afecta al siniestro tiene contratada una franquicia del 10% del coste del siniestro, con un mínimo de 100 € y un máximo de 1.500 €, por lo que al ser el 10% de 900 €, 90 € y ser inferior al mínimo de 100 €,  tú tendrás que pagar 100 € mientras que la compañía pagará 800 €.

 

Ejemplo 3:

Tienes contratado un seguro de comercio y tienes un siniestro cubierto que peritan en 95 €.

La garantía que afecta al siniestro tiene contratada una franquicia del 10% del coste del siniestro, con un mínimo de 100 € y un máximo de 1.500 €, por lo que al ser el coste del siniestro inferior al mínimo, tú tendrás que pagar los 95 € y la compañía no pagará nada.

 

Ejemplo 4:

Tienes contratado un seguro de comercio y tienes un siniestro cubierto que peritan en 18.000 €.

La garantía que afecta al siniestro tiene contratada una franquicia del 10% del coste del siniestro, con un mínimo de 100 € y un máximo de 1.500 €, por lo que al ser el 10% de 18.000 €, 1.800 € y ser superior al máximo de 1.500 €,  tú tendrás que pagar esos 1.500 € mientras que la compañía pagará 16.500 €.

 

– Franquicia relativa.

 

Este tipo de franquicias son las menos habituales y consisten en una cantidad fija que debe asumir el asegurado en cada siniestro cubierto por la póliza, tal y como se exige en la franquicia fija.

No obstante, en la franquicia relativa, si el siniestro es superior a la franquicia marcada, la compañía asume el coste total del siniestro y el asegurado no tiene que pagar nada.

 

Ejemplo 1:

Tienes contratado un seguro de hogar con una franquicia relativa de 100 € para la garantía específica de todo riesgo accidental.

Tienes un siniestro cubierto que se perita en 85 €.

En este caso tú tendrás que pagar los 85 € del siniestro, ya que el coste es inferior a la franquicia relativa existente.

 

Ejemplo 2:

Tienes contratado un seguro de hogar con una franquicia relativa de 100 € para la garantía específica de todo riesgo accidental.

Tienes un siniestro cubierto que se perita en 145 €.

En este caso tú no tendrás que pagar nada y la compañía pagará los 145 € del siniestro, ya que el coste es superior a la franquicia relativa existente y por lo tanto está no se aplica.

 

– Franquicia temporal.

 

Como su propio nombre indica se trata de franquicias de tiempo que se aplican en determinadas coberturas de seguros de hogar, comercio, transportes, industria, etc.

Habitualmente son franquicias que se implantan por horas o días.

 

Ejemplo 1:

Tienes contratado un seguro de comercio con paralización de la actividad por la cantidad de 150 € al día, con una franquicia de 48 horas, es decir, 2 días.

Tienes un siniestro cubierto que provoca la paralización de la actividad durante 24 horas, por el que deberías de ser indemnizado con 150 €.

No obstante, al haber sido la paralización inferior a las 48 horas de franquicia, la compañía no pagará nada y tú tendrás que asumir el coste de la paralización de la actividad.

 

Ejemplo 2:

Tienes contratado un seguro de comercio con paralización de la actividad por la cantidad de 150 € al día, con una franquicia de 48 horas, es decir, 2 días.

Tienes un siniestro cubierto que provoca la paralización de la actividad durante  un total de 15 días, por el que deberías de ser indemnizado con la cantidad de 150 € x 15 días = 2.250 €.

No obstante, al existir una franquicia de 48 horas, tú tendrás que asumir 300 €, mientras que la compañía pagará 1.950 € por la paralización de la actividad.

 

 

                      Recuerda “somos lupeando, asesor de seguros, nos dedicamos al asegurado,

                            y te ayudamos a hacer grande la letra pequeña de tu seguro”.

 

Ampliar información

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *