Avería de Maquinaria en Seguros ¿Qué es?

 

Una de las garantías más importantes que puede contratar en su seguro un comercio o una industria, es la Avería de Maquinaría, una garantía que puede evitar importantes pérdidas económicas directas o indirectas.

 

A pesar de ser una importante garantía, no todos los comercios e industrias la tienen incluida en sus seguros, en algunos casos porque no saben que existe al no habérsela ofrecido su mediador, en otros casos porque no tienen claro que cubre y en que puede ayudar a su empresa.

 

Esta garantía no suele estar incluida de forma generalizada en el contrato de seguro de comercio y/o industria que se suele firmar, debiendo de ser contratada de forma explícita y quedando incluida en las Condiciones Particulares con los límites que se pacten.

 

A continuación analizamos completamente esta garantía, para que tengas claro qué es, qué cubre, qué problemas puedes evitar si la contratas…

 

 

¿Qué suelen entender las compañías por maquinaria?

 

Suelen entender como maquinaria cualquier mecanismo o conjunto de los mismos, cuyo funcionamiento y sistema este basado en dispositivos eléctricos, electrónicos o mecánicos, siempre que formen parte del contenido asegurado.

 

Es práctica habitual de las compañías solicitar un contrato de mantenimiento para cualquier aparato o equipo electrónico que supere los 3.000 € de valor unitario, por lo que si no se dispone de un contrato de mantenimiento no cubrirán estos aparatos.

 

En algunos casos también lo solicitan para cualquier tipo de maquinaria, por lo que antes de firmar debe comprobar y constatar cuales son las normativas que requiere cada compañía para cubrir los daños en la maquinaria.

 

 

¿Qué cubre esta garantía?

 

Generalmente la compañía aseguradora indemnizará los daños materiales directos que sufra la maquinaría como consecuencia de una causa accidental, súbita e imprevista, que se produzca durante su utilización normal de funcionamiento, en fase de desmontaje y/o montaje para realizar trabajos de limpieza, revisión, repaso o traslado de ubicación.

 

 

¿Qué hechos suelen cubrir?

 

Los daños anteriormente indicados deben producirse por alguno de los siguientes supuestos, no obstante debes conocer que cada compañía de seguros incluye unos u otros supuestos por lo que debes estudiar perfectamente las ofertas que solicites:

 

– Errores de diseño, cálculo o montaje, defectos de construcción, mano de obra y empleo de materiales defectuosos.

 

– Falta de agua en calderas.

 

-Desgarramientos en la máquina a consecuencia de la fuerza centrífuga.

 

– Introducción de cuerpos extraños en el interior.

 

-Problemas de engrase, aflojamientos, esfuerzos anormales y autocalentamiento.

 

– Problemas en los dispositivos de regulación.

 

– Impericia o negligencia.

 

– Acción directa de la energía eléctrica como resultado de cortocircuitos, arcos voltaicos, sobretensiones, así como la debida a perturbaciones eléctricas consecuentes a la caída del rayo.

 

 

¿Qué hechos no suelen cubrir?

 

Los daños que se produzcan no serán pagados por la compañía de seguros si son ocasionados por los siguientes supuestos, igualmente debes conocer que cada compañía de seguros incluye unos u otros supuestos excluidos, por lo que debes estudiar perfectamente las ofertas que solicites:

 

– Los daños producidos cuando el siniestro se origine por dolo o culpa grave del Tomador del Seguro o del Asegurado.

 

– Incendio o explosión, impacto directo del rayo, extinción de un incendio, remoción de escombros y desmontaje después del mismo, robo; hurto, desprendimiento de tierras y de rocas y desbordamientos.

 

– Defectos o vicios ya existentes al contratar el seguro.

 

– Desgaste o deterioro paulatino como consecuencia del uso o funcionamiento normal, erosión, corrosión, oxidación, cavitación, herrumbre o incrustaciones, carácter atmosférico, químico, térmico o mecánico.

 

– Experimentos, ensayos o pruebas en cuyo transcurso sea sometida la máquina asegurada, intencionadamente, a un esfuerzo superior al normal.

 

– Mantenimiento en servicio de un objeto asegurado después de un siniestro, antes de que haya terminado la reparación definitiva a satisfacción del Asegurador.

 

– Los daños y pérdidas de los que sea responsable legal o contractualmente el fabricante o proveedor de la maquinaria.

 

– Los perjuicios y pérdidas indirectos de cualquier clase que se produzcan con ocasión del siniestro, como falta de alquiler o uso, suspensión o paralización del trabajo, incumplimiento o rescisión de contratos, multas contractuales y, en general, cualquier perjuicio o pérdida de beneficios resultantes y responsabilidad civil de cualquier naturaleza.

 

– Correas, bandas, cables, cadenas, neumáticos, matrices, troqueles, rodillos grabados, objetos de vidrio, esmaltes, fieltros, coladores o telas, cimentaciones, revestimientos refractarios, quemadores y, en general, cualquier objeto de rápido desgaste o herramientas cambiables.

 

– Combustibles, lubricantes, medios refrigerantes, metalizadores, catalizadores y otros medios de operación, a excepción del aceite usado en transformadores e interruptores eléctricos y de mercurio utilizados en los rectificadores de corriente.

 

 

¿Hay alguna franquicia para esta garantía?

 

En este garantía las compañías, en la gran mayoría de los casos, aplican una franquicia, si bien eligen entre las siguientes vías:

 

– Una franquicia fija a descontar de la cantidad que debe ser indemnizada, por ejemplo, franquicia de 200 € que se retirara de la cantidad final a indemnizar, es decir, si corresponde una indemnización de 1.500 € la compañía indemnizará con 1.300 €.

 

– Un porcentaje sobre la cantidad que debe ser indemnizada, por ejemplo, un 10% de la cantidad final a indemnizar, es decir, si corresponde una indemnización de 1.500 € la compañía indemnizará con 1.350 €.

 

– Una franquicia mixta con un porcentaje sobre la cantidad que debe ser indemnizada pero con un mínimo y un máximo, por ejemplo un 10% de la cantidad final a indemnizar con un mínimo de 100€ y  un máximo de 1.200€, pudiéndose dar los siguientes casos:

 

Ejemplo 1:

Cantidad final a indemnizar de 1.200 €.

Al ser el 10% de 1.200 €, 120 € y ser superior al mínimo de 100 €,  tú tendrás que pagar 120 € mientras que la compañía pagará 1.080 €.

 

Ejemplo 2:

Cantidad final a indemnizar de 900 €.

Al ser el 10% de 900 €, 90 € y ser inferior al mínimo de 100 €,  tú tendrás que pagar 100 € mientras que la compañía pagará 800 €.

 

Ejemplo 3:

Cantidad final a indemnizar de 95 €.

Al ser el coste del siniestro inferior al mínimo, tú tendrás que pagar los 95 € y la compañía no pagará nada.

 

Ejemplo 4:

Cantidad final a indemnizar de 18.000 €.

Al ser el 10% de 18.000 €, 1.800 € y ser superior al máximo de 1.200 €,  tú tendrás que pagar esos 1.200 € mientras que la compañía pagará 16.800 €.

 

 

CONCLUSIÓN: Si tienes un comercio o una industria, y tienes maquinaria, revisa tu seguro para ver si tienes contratada la avería de maquinaria, ya que si no tienes contratada esta garantía puedes sufrir fuertes pérdidas económicas tanto con los daños directos que pueda sufrir la máquina, como por la posible paralización de la actividad al no poder reparar la máquina por falta de recursos económicos, recursos que serían aportados por el seguro en el caso de disponer de esta garantía.

 

Recuerda “somos lupeando, nos dedicamos al asegurado,

y te ayudamos a hacer  grande la letra pequeña de tu seguro”.

Ampliar información

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *