¿Puedo tener varios seguros de mi casa?

 

Cuando tenemos un seguro de hogar, suele surgir una duda, ¿puedo tener varios seguros sobre mi casa?

 

Como propietarios de la vivienda podemos firmar todos los seguros que consideremos oportuno, tal y como se indica en el artículo 32º de la Ley de Contrato de Seguro, que indica lo siguiente:

 

 

Artículo treinta y dos.

Cuando en dos o más contratos estipulados por el mismo tomador con distintos aseguradores se cubran los efectos que un mismo riesgo puede producir sobre el mismo interés y durante idéntico período de tiempo el tomador del seguro o el asegurado deberán, salvo pacto en contrario, comunicar a cada asegurador los demás seguros que estipule. Si por dolo se omitiera esta comunicación, y en caso de sobreseguro se produjera el siniestro, los aseguradores no están obligados a pagar la indemnización.

Una vez producido el siniestro, el tomador del seguro o el asegurado deberá comunicarlo, de acuerdo con lo previsto en el artículo dieciséis, a cada asegurador, con indicación del nombre de los demás.

Los aseguradores contribuirán al abono de la indemnización en proporción a la propia suma asegurada, sin que pueda superarse la cuantía del daño. Dentro de este límite el asegurado puede pedir a cada asegurador la indemnización debida, según el respectivo contrato. El asegurador que ha pagado una cantidad superior a la que proporcionalmente le corresponda podrá repetir contra el resto de los aseguradores.

Si el importe total de las sumas aseguradas superase notablemente el valor del interés, será de aplicación lo previsto en el artículo treinta y uno.

 

No obstante, es muy importante tener claros los siguientes puntos:

 

– Podemos firmar todos los seguros que queramos, siempre y cuando se lo comuniquemos a cada una de las compañías de seguros.

 

– Si no comunicamos este hecho de forma intencionada, y existe sobreseguro, las compañías no estarán obligadas a pagar una indemnización en caso de siniestro, es decir, podríamos tener una pérdida económica elevada a pesar de tener y pagar varios seguros.

 

– Cuando se produce un siniestro es imprescindible comunicarlo a todas las compañías, las cuales habitualmente enviarán su perito para averiguar circunstancias del siniestro, determinar cobertura por la póliza suscrita y tasación de daños.

 

– Las compañías deberán indemnizar en proporción a la propia suma asegurada que cada una tengan del interés asegurado.

 

Para este cálculo se aplica la siguiente fórmula:

 

 

                                        Suma asegurada de X

% Compañía X = ——————————————— * 100

                                   Sumatorio Sumas Aseguradas

                                        de todas las compañías

 

Ejemplo:

Tenemos dos seguros contratados para nuestra vivienda, uno con la compañía X con una suma asegurada para continente de 40.000 euros y otro con la compañía Y con una suma asegurada para continente de 80.000 euros. Por lo tanto, la cantidad total por la que tenemos asegurada la vivienda es por 120.000 euros.

El porcentaje que le corresponde a cada compañía por concurrencia de seguros es el siguiente:

                                     

                                       40.000

% Compañía X = ——————– * 100 = 33,33 %

                                     120.000

                                

                                      80.000

% Compañía Y = ——————–* 100 = 66,67 %

                                     120.000

 

Si tenemos un incendio en la vivienda que ocasiona unos daños de 5.000 euros en el continente, a cada compañía le correspondería pagar lo siguiente:

 

Compañía X = 5.000 * 33,33 % = 1.666,50 euros

Compañía Y = 5.000 * 66,67 % = 3.333,50 euros

 

– En ningún caso, el sumatorio de las indemnizaciones podrá ser superior al valor del riesgo asegurado, es decir, las compañías, en su conjunto, indemnizarán el daño efectivamente causado, tal y como figura en el artículo 31º de la Ley de Contrato de Seguro que indica lo siguiente:

 

Artículo treinta y uno.

Si la suma asegurada supera notablemente el valor del interés asegurado, cualquiera de las partes del contrato podrá exigir la reducción de la suma y de la prima, debiendo restituir el asegurador el exceso de las primas percibidas. Si se produjere el siniestro, el asegurador indemnizará el daño efectivamente causado.

Cuando el sobreseguro previsto en el párrafo anterior se debiera a mala fe del asegurado, el contrato será ineficaz. El asegurador de buena fe podrá, no obstante, retener las primas vencidas y la del período en curso.

 

– En el caso de que contratemos varios seguros sobre nuestro hogar, no lo comuniquemos a todas las compañías que estén implicadas y cuando tengamos un siniestro intentemos cobrar los daños de forma independiente de cada una de ellas, estaremos cometiendo un fraude, pudiendo ser demandados por las compañías de seguros y condenados penalmente por estos hechos.

 

CONCLUSIÓN:

Teniendo en cuenta que no obtenemos ningún beneficio de tener contratados varios seguros sobre nuestro hogar, pudiendo únicamente obtener perjuicios económicos y/o personales con la interposición de demandas por parte de las compañías, no aconsejamos firmar varios seguros sobre nuestra vivienda.

Por lo tanto, aconsejamos contratar únicamente un seguro de hogar que cubra todas nuestras necesidades, para lo que es importante asesorarse de una manera correcta e independiente.

 

Recuerda “somos lupeando,asesor de seguros, nos dedicamos al asegurado, y te ayudamos a hacer

 grande la letra pequeña de tu seguro”.

Ampliar información

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *